jueves, 7 de octubre de 2010

Tres poemas

Sergio Ernesto Ríos

LUCA TROTACIELOS

well the sadness of a lone dead star on late night tv
the sadness of shooting away your bloom
Luca Prodan

para ser rómbico y fuera de foco y balancear la derecha a la quijada
para dilatar las pupilas en un reino esloveno capolar capodistria
me vierto al mediterráneo
aquí encallan las zancudas angustiosas blondas copos de avena mezclados a la sal marina
para esférico y erizado recorrer de la garganta del diablo al tancredo neves donde un manatí
es tan parecido a un nabo
qué es esto del ruido razonado futuro endémico que estalla
alguien te pide como regalo una hormiga un gilguero una tucá para curar la epilepsia un capiguara un ñandú un acorazado de ancas planas
me he enamorado de un armadillo para cruzar con una vela de guanaco las costas de todos los nanocéfalos
yo me largo si de aquí a media hora sigue una eléctrica brake horse power reventando los adentros
el miedo es un producto de sudán pero en liberia cuelgan los blasones
pork is my business
deadrunk no romano en metadon(n)a & calefacción de domingo en avellaneda
la historia inválida como decir sindicatos del miedo estaban preparados para ridiculizarnos
con una boina oliva
para ver si descalabra entera la conciencia
aquí hay huesos carajo
antitorpor antimutismo antidromedario extra-nambiyeroá
o decir catástrofe verdugo errores dunas hipnotizadas dando alcance al principio de razón
abajo tu retraída máscara elegir veintitrés años like a spruce little man
no hay canción de bisturí necesito un traje espacial metal verdadero corona que gira a 33 revoluciones
para el triunvirato de moscas que miran (siguen) impacientes mi cabeza
para aceptar un ángel de traslación sobre lo discontinuo
agujas helvéticas (crecen) en la contención vertical
el olor a cloro masivo y finito en los patios pesadillas dobladas al tedio en una exploración nunca determinada
vendrán por ti con zancos de plomo y la nave serena que sabe desvanecer
también soñaba que decían “somos ministros del láser”
mi velocidad habla del verano y esa constelación visible no me interesa
me enseña el yo que estorban corceles acrobáticos
me enseña a llegar a los efectos que suben la cresta
me enseña que es indispensable una ondulación craneana
(criminal conversation)


MERCADO NEGRO

Tampoco dijo bienvenido a la inseminación provenzal
Cavagnari

Mi novia murió en la irrigación nutrida de los tábanos cierto día de febrero.
Mi prometida sepultó sus pulsos sobre una bandeja de luces focales.
Mi enamorada en el ajuar de opalinas.
Tridente para la lírica a dos.
Cabeza que poseía una conciencia de crisis.
Deshoras en ciudades.
Ecuménica luz de los perecederos.
Circulizada en la turbina indefinidamente.
Tuve malas palabras para infiltrar adentro de su nuca.
Tuve corceles nupciales enchufados al paso de un águila quieta.
Pero nada le sirve de corona celeste.
De agua estancada.
De recaer las caudas.
De persuasión contra el semicírculo de las mañanas.
No existe.


SER UN HÉROE NO ES FÁCIL

1
todo poema que comienza con la descripción del nervio ocular termina en el ajetreo de despedida de las piernas prodigiosas
de la doncella a la entrada de las fauces del monstruo

2
todo poema que desanda la vida e infortunios de un cortesano semejante a un robot con celdas solares en la espalda es en realidad una metáfora sencilla de la conducta que se debe guardar en un mingitorio helvético

3
todo poema en el que el amado representa sucesivamente a la amada como un equipo de primeros auxilios el fieltro que envuelve un libro de magia negra o la admonición de una encargada del control de plagas en una era apocalíptica importa mucho menos que un pingüino diagnosticado con estrabismo