viernes, 30 de abril de 2010

Dos poemas

Abraham Nahón

ABRIR UNA CAJA

Los vacuistas
nos enseñaron
a no temer.
Podemos meter la mano en escondrijos,
cajas o cántaros profundos
sin horror.
Sin acongojarnos
al no hallar tesoros materiales
ni tropezar con distractores
que nos separen
de las más sutiles vibraciones
del ser humano.
Música
de donde provenimos,
sonoridad
que vamos buscando por la vida
en una cavidad
donde esperamos completarnos.
Sobrevivimos
no como acontecimiento
sino como simple continuidad.
Lo que estalla
se diluye.
Una caja
es una paradoja
aunque no sea
la caja de Schrödinger
ni nos
incite a abrirla
siendo carnada
de un felino enigma.
Abrir una caja
puede ser como abrir los párpados
dentro de nosotros mismos.


AUTORRETRATO

Lo menos original sería trazar mi autorretrato.
No puedo dejar de pensar
cada línea de mi rostro
sin la influencia de los otros.