viernes, 20 de marzo de 2009

Dos poemas

Raúl Renán


CUAN BELLO INTERIOR ERES

Se acomoda en el estuche el alma , no se advierte que porfía
llenar las hendiduras y los apéndices sobrantes. Rodantes el
vuelco momentáneo y el suceso entre la inmovilidad y la
acción, la expresión adusta y el gesto dibujado en los rasgos
del semblante. Ven, cante cuan bello interior eres, sin rostro
y dócil a la forma prestada. Prez y nada. Te expresa lo
sufriente de la vida que estremece, pese a la muralla que
ataja el mal influjo. Sin lujo alguno, a tu queja dolorida
la hiere el sonido de afuera y recibe con las chispas del
pensamiento la desgracia suma del mal decir. Cuál pedir
a quién que colme y castigue. Psique, guarda tu integridad
venida de la Nada inmensa. Tensa la cuerda unida a la trama
del tejido eterno. El ser no.

Viernes 2 enero 1998.



TODA OJOS

¿Irías a ser muda que Dios te dio esos ojos?
Vicente Huidobro


Ser varia en las visiones detrás de grandes ojos. Los dos tan
poderosos que embrujan desde el aire con que la dueña apunta.
Adjunta a su belleza una óptica mágica que agranda a las cosas
pequeñas. Señas de corpúsculos de la tierra crecen corpulentos.
Lentos van de las sales minerales a la feroz hormiga con un tronco
a cuestas. Puestas las migas del sueño al lente doble del mirar,
amenaza con desplomarse peligrosamente. Vente piedad y guarda
de la hecatombe a un mortal. Tal cual se admira y muere en el
mare mágnum de la todo ojos que se dice. Pise el alma de quien
declare cómo se verá en toda ojos un pensamiento.

20 de noviembre 1998.